Feminización facial

En ocasiones, las mujeres trans solicitan algún tipo de cirugía facial para sentirse más a gusto y suavizar los rasgos de su rostro. Para conseguir unos rasgos armónicos es imprescindible realizar técnicas personalizadas e individualizadas. Estas cirugías se conocen popularmente como cirugía de feminización facial o feminización de los rasgos faciales.

¿Qué es la cirugía de feminización facial?

La cirugía de feminizacón facial es un conjunto de técnicas quirúrgicas que permiten la dulcificación y feminización de los rasgos faciales. Estos procedimientos pueden llevarse a cabo de manera combinada o intervenir en una zona concreta del rostro.

El rostro suele dividirse en tres partes: el tercio superior, el medio y el inferior. En cada uno de ellos se pueden llevar a cabo distintas operaciones de feminización facial. Además existen otras técnicas como el lifting facial que se llevan a cabo en todo el rostro y tratamientos de medicina estética que también contribuyen a la feminización del rostro.

Feminización facial: proporciones del rostro femenino

En el tercio superior de un rostro femenino, el engrosamiento de los huesos que hay por encima de las cejas es una característica que le otorga un aspecto y expresión endurecidos, además la línea del pelo puede ser un rasgo que masculinice el rostro. Por ello, la feminización facial del tercio superior pasa modificar esta zona. La cirugía consiste en modificar la frente mediante un remodelado del seno frontal para suavizar su prominencia. En la misma intervención también se puede conseguir hacer descender la línea del cabello. De esta manera, se consigue una frente más femenina y se mejoran también los rasgos de los ojos.

Habitualmente, el rostro femenino suele ser más ovalado mientras que el masculino tiene tendencia a ser más cuadrado. Por ello, en muchas ocasiones también se desea cambiar estos rasgos modificando los ángulos de la mandíbula y del mentón, la altura del labio  a través de la cirugía de feminización facial del tercio inferior.

Otras cirugías de feminización facial como la lipoplastia, el aumento de pómulos, la rinoplastia o la bichectomía nos ayudan a feminizar los rasgos del tercio medio y a distribuir los volúmenes faciales.

 Feminización facial: diferencias entre un cráneo femenino y un cráneo masculino

 

En estas fotografías puedes apreciar los cambios más significativos entre un cráneo de mujer y uno de hombre. Muchas de estas particularidades podemos modificarlas realizando distintos tratamientos de feminización facial.

Diferencias entre cráneo masculino y femenino

Preguntas frecuentes sobre feminización facial

¿Qué tratamientos comprende la feminización facial?

La feminización se encarga de dulcificar los rasgos de la cara para que se asimilen a los de una mujer. Entre los tratamientos más destacados están la rinoplastia, mentoplastia, línea del pelo, cirugía de la nuez, feminización de la frente, la blefaroplastia, el aumento de pómulos, la lipotransferencia feminizante, la bichectomia, o el lifting de labios, entre otros.

¿Cuánto cuesta la feminización facial?

La feminización facial puede variar en cada paciente, ya que no todo el mundo tiene los mismos rasgos ni necesidades. Por ello, es muy importante realizar una primera visita con el cirujano, en la cual valorar qué partes de la cara se pretenden mejorar y que tratamientos de cirugía serían los más adecuados para la persona. Con esta valoración podremos darte un presupuesto personalizado para tu tratamiento de feminización facial.

¿Cómo me veré tras la cirugía de feminización facial?

El objetivo de esta cirugía es que logres unos rasgos faciales más femeninos, pero naturales y bonitos al mismo tiempo, con los que te sientas perfecta, más segura y cómoda con tu identidad. Pues este proceso es una parte muy importante en la transición de cambio de género. En IM Gender te ayudamos a conseguirlo.

¿Quieres conocer el precio de una cirugía de feminización o masculinización facial?¿Tienes dudas sobre alguna cirugía facial