La atención temprana a personas transgénero ha revolucionado las técnicas de cirugías de afirmación de género, adaptándolas a las nuevas necesidades de cada paciente. IM GENDER, un referente internacional en cirugía de afirmación de género, destaca el notable aumento de la demanda de procedimientos como la colovaginoplastia, la mastectomía sin cicatrices y la feminización facial.

Un cambio en la cirugía transgénero

No todas las personas trans deciden pasar por un quirófano, “cada tránsito es individual e intransferible, no se puede estandarizar. Cada persona sabe qué necesita en cada etapa y se debe respetar sus decisiones. El tránsito no tiene porqué pasar por cirugía, de hecho, no tiene porqué pasar por la hormonación. Es un camino único, privado y exclusivo de cada persona. Si son menores, se les debe acompañar, sin imponer, sin insistir, solo acompañar y ofrecerles el apoyo que necesitan en todo momento”. Así explica el Dr. Ivan Mañero, cirujano plástico y pionero en nuestro país en cirugía de afirmación de género, la diversidad de cómo las personas trans viven su tránsito, es decir, esa etapa en la que expresa y define su identidad de género.

Atención temprana en personas transgénero

Lo cierto es que en los últimos 25 años la atención temprana a las personas trans ha evolucionado y ha permitido a personas desde edades más jóvenes ser atendidas en centros especializados. Muchos de ellos empiezan en una etapa adolescente con bloqueadores puberales que permiten que algunos de los cambios físicos que se producen en el cuerpo en esta etapa de la vida (la aparición de la barba, los pechos, los cambios de voz, la distribución de la grasa, etc.) no se desarrollen, facilitando en gran medida su tránsito y consiguiendo que esas personas tengan una mayor autoestima y una mejor salud emocional.

Cambios en la elección de las técnicas quirúrgicas

La atención temprana también lleva a cambios en la elección de las técnicas quirúrgicas de afirmación de género. Un estudio de IM GENDER, con un histórico de más de 25 años, así lo pone de manifiesto.

 

De la vaginoplastia a la colovaginoplastia

El caso más evidente es el de la vaginoplastia, es decir, la técnica quirúrgica que permite crear una vagina en mujeres trans. Cuando se produce una hormonación temprana, puede tener como consecuencia la falta de desarrollo de los genitales de nacimiento y ello implica un cambio en la técnica de vaginoplastia cuando es demandada.

Si bien hasta hace 20 años la técnica que más se utilizaba es la vaginoplastia por inversión peneana que utiliza la piel del pene para realizar un túnel vaginal con una anchura y dimensiones suficientes para mantener relaciones sexuales con normalidad; hoy en día es más requerida la colovaginoplastia que se lleva a cabo cuando el pene es pequeño (como consecuencia del uso de inhibidores hormonales durante la etapa previa a la pubertad, por ejemplo) y que, además de la piel del pene, utiliza una sección del intestino grueso terminal (colon sigmoide) para recrear una vagina con una profundidad adecuada.

Un estudio de IM GENDER destaca que si en 2002 solo el 14% de las mujeres trans que solicitaban una vaginoplastia requerían la técnica de colovaginoplastia, en 2023 ese porcentaje aumentaba hasta el 68%. En estos más de 20 años, en IM GENDER se ha intervenido a más de 3.500 personas trans de cirugía de afirmación de género.

Mastectomía trans sin cicatrices

Para los hombres trans que requieren de una cirugía para realizar su tránsito, la mastectomía trans suele ser la cirugía más relevante. La atención temprana puede resultar en un desarrollo mamario menos evidente, permitiendo el uso de técnicas menos invasivas que la mastectomía transgénero tradicional, que suele dejar unas cicatrices bastante evidentes en el torso.

En IM GENDER, se ha desarrollado una técnica de mastectomía sin cicatrices mediante la cual se puede eliminar el pecho en hombres trans con una cicatriz mínima. Para conseguirlo se realiza una pequeña incisión en la axila, de tan solo unos tres o cuatro milímetros, que queda estratégicamente escondida en los pliegues naturales de la piel. Por dicha incisión se accede a la mama para aspirar tanto la grasa propia del pecho como la glándula mamaria. Al combinarlo con radiofrecuencia, la piel se adhiere a su nueva posición consiguiendo un torso liso y masculino. “Es un gran avance que, al menos cuando tratamos de mamas pequeñas en hombres trans, evita una cirugía más invasiva y unas cicatrices mayores y más evidentes”, explica la Dra. Trinidad Labanca, especializada en procesos de género de IM GENDER.

 

Feminización facial menos invasiva

La cirugía de feminización facial engloba un conjunto de técnicas quirúrgicas cuyo objetivo es transformar o potenciar los rasgos femeninos en un rostro. Durante la adolescencia se desarrollan ciertas características faciales que hacen diferenciar un rostro adulto masculino de uno femenino. Una hormonación temprana también consigue que no se desarrollen esas características faciales, especialmente, en mujeres trans como la prominencia de los arcos supraciliares, la forma más cuadrada de las órbitas de los ojos, la forma de la línea del cabello, etc. Esto facilita el tránsito en mujeres trans y evita, en muchos casos, llegar a la cirugía facial.

IM GENDER: 25 líderes en cirugía de afirmación de género

IM GENDER, con más de 25 años de trayectoria y más de 3.500 pacientes intervenidos, se ha consolidado como un líder en el campo de la cirugía de afirmación de género. Bajo la dirección del Dr. Ivan Mañero, han desarrollado y perfeccionado técnicas quirúrgicas innovadoras. Su enfoque multidisciplinario asegura que cada paciente reciba el apoyo necesario durante su transición, respetando su individualidad y necesidades específicas.

IM GENDER sigue investigando en cirugía transgénero para ofrecer, a cada persona trans que requiere de una cirugía, las técnicas más avanzadas y los mejores resultados.

Si crees que hay más cosas que debes saber sobre la cirugía transgénero, no dudes en contactar con el equipo de IM GENDER.