La mastectomía, la cirugía que permite masculinizar el torso, es la intervención más solicitada por el hombre trans. Y es que la zona del pecho es uno de los aspectos que más le preocupan, especialmente durante su tránsito.

La necesidad de tener un tórax de aspecto masculino es tan urgente que muchos optan por usar prendas apretadas que oprimen las mamas y que, en ocasiones, provocan molestias o incluso dolor. Pero estas prendas lejos de ser una solución, se convierten en un lastre cuando el hombre trans desea tener una vida social activa, como cuando quiere ir al gimnasio, vestir de cierta manera, ir a la piscina o a la playa, etc.

Hasta hace unos años, los distintos organismos nacionales como internacionales exigían un determinado tiempo de hormonación y/o la mayoría de edad antes de poder pasar por una mastectomía. Hoy en día, estos requisitos han cambiado y ahora se valora la angustia y ansiedad que vive el paciente durante el proceso, por encima de los requerimientos de hormonación o edad. Porque, de hecho, la mastectomía bilateral subcutánea no es una cirugía excesivamente agresiva, y sin embargo, mejora notablemente la calidad de vida emocional y social del hombre trans.

mastectomy

¿Qué técnicas de mastectomía en el hombre trans existen?

Existen distintos tipos de técnicas para abordar una mastectomía, pero podríamos resumirlos básicamente en tres:

  • La mastectomía por incisión areolar. En este caso, el cirujano realiza una pequeña incisión en la zona de la areola, allí donde la piel cambia de color. Para que nos hagamos una idea, si la areola fuese un reloj, la cicatriz iría desde las cuatro o las cinco hasta las siete o las ocho. El tamaño de la cicatriz depende de la mama. A partir de dicha incisión, se elimina completamente la glándula mamaria y se diseña un tórax masculino. Esta técnica está indicada cuando no es necesario eliminar piel.
  • La mastectomía por incisión periareolar. En este caso la incisión se realiza alrededor de toda la areola tanto para quitar toda la glándula mamaria, como para extirpar parte de la piel. Esta técnica se lleva a cabo cuando la cantidad de piel a eliminar es poca o muy elástica y se puede retraer fácilmente, como suele pasar en pacientes jóvenes. Con esta técnica, la cicatriz también queda camuflada en el cambio de tonalidad de la areola.
  • La técnica estándar de mastectomía. Esta técnica se realiza cuando las mamas están muy desarrolladas o son muy grandes. Para eliminarlas es necesario realizar una incisión horizontal cuyo tamaño dependerá de la cantidad de piel y glándula mamaria a extirpar, así como de las dimensiones de la areola. Después, se rediseña y se reubica tanto la areola como el pezón, confiriéndoles una situación más alta y lateralizada (prácticamente al borde del pectoral mayor) para conseguir un aspecto más masculino.

En todos los casos, se va a buscar unas incisiones lo más discretas posibles para evitar la estigmatización que podría producir unas cicatrices demasiado evidentes.

Aquí encontrarás algunos resultados de la mastectomía realizada por el equipo de IM GENDER.

Recuperación de la mastectomía en el hombre trans 

Dependiendo de la técnica que se lleve a cabo, la mastectomía bilateral subcutánea es una cirugía que dura, aproximadamente, entre dos y tres horas. Requiere una o dos noches de hospitalización, dependiendo de cada caso y de las necesidades de cada paciente. Suele ser necesaria una semana de recuperación y el paciente deberá llevar una faja compresiva, durante dos o tres semanas, con el objetivo de que los tejidos se adhieran.

Si la mastectomía se ha combinado con una liposucción, es probable que el uso de la faja se alargue hasta el mes.

¿Qué consigue el hombre trans con una mastectomía?

Podríamos pensar que la mastectomía es una cirugía que permite eliminar las mamas en el hombre transexual. Pero el objetivo de esta cirugía debe ir mucho más allá y tiene que buscar la masculinización de todo el tórax.

Por eso, el cirujano plástico que lleve a cabo este tipo de cirugía no solo debe dominar la técnica de manera impecable para eliminar completamente la mama sin lesionar otros tejidos, sino que debe tener, también, una gran visión artística y un profundo conocimiento del dimorfismo sexual para comprender y aplicar los factores diferenciadores entre un tórax masculino y uno femenino. Algunos de estos elementos son, por ejemplo, el diámetro de la areola y el pezón masculinos que son más pequeños que los femeninos. O que las areolas están situadas en una posición más alta y lateral en el hombre que en la mujer. El cirujano plástico debe tener todos estos aspectos en cuenta cuando realiza la mastectomía y para conseguir así unos resultados óptimos.

Técnicas secundarias para la masculinización del tórax

mastectomía en hombre transEn ocasiones, para conseguir una buena masculinización del tórax se necesitan técnicas complementarias o secundarias como la liposucción, que permite remarcar tanto la región abdominal como la pectoral, resaltando más la musculatura de estas zonas. Si es posible, estas técnicas se llevan a cabo durante la mastectomía para conseguir así un resultado global más masculino.

Otra técnica que suelen demandar los hombres trans es el aumento de pectoral. Cuando el hombre trans desea una hipertrofia muscular del pectoral que no puede desarrollar en el gimnasio, puede conseguirla mediante la colocación de implantes pectorales.

Con o sin técnicas secundarias, el objetivo principal de la mastectomía en hombres trans no es simplemente eliminar las mamas, sino conseguir un torso masculino con el que él se sienta a gusto y seguro. Un aspecto que le permita desarrollar una vida privada y social sin limitaciones por su físico.

Si tienes dudas sobre la mastectomía, puedes solicitar una primera visita o ponerte en contacto con el equipo de IM GENDER para resolverlas.